Saltar al contenido

¿Qué animales comen caracoles?

El caracol de jardín (Helix aspersa) es una de las criaturas más tranquilas e inofensivas de todo el reino animal. Estos seres son pequeños, lentos y carecen de agilidad o habilidades físicas para defenderse, razón por la cual resultan ser una presa fácil para muchos animales. ¿Qué animales comen caracoles?

Conoce qué animales se alimentan de caracoles

que animales comen caracoles

Desde una perspectiva ecológica están ubicados al final de la cadena alimenticia, pues pueden ser consumidos no solo por animales de mayor tamaño, sino por otros de igual tamaño o hasta más pequeños como los insectos.

A pesar de la elevada tasa de mortalidad que pudiera indicar una considerable disminución en la población de caracoles, su capacidad de aparearse varias veces al año  les permite ponen alrededor  de 100 huevos por vez, con lo cual se asegura el equilibrio de la especie.

Los depredadores de Caracoles

Entre los depredadores más comunes  de los caracoles tenemos a los:

  • Parásitos (ácaros, nematodos, trematodos y cestodos)
  • Insectos (moscas, escarabajos, luciérnagas, orugas, ciempiés, milpiés)
  • Reptiles (serpientes, lagartos, algunas tortugas)
  • Anfibios (ranas, sapos, sanguijuelas, salamandras)
  • Aves (cuervos, urogallos, mirlos, búhos, lechuzas, halcones, patos, gansos)
  • Mamíferos (gatos, ratones, perros; estos últimos tal vez no como alimentos, sino más bien por curiosidad o territorialidad)

Las especies más pequeñas para comer a los caracoles se introducen por la abertura de su caparazón y comienzan a comer su carne, poco a poco; mientras que los animales de mayor tamaño prefieren aplastarlos o hacer agujeros en su concha y de ese modo extraen su cuerpo para devorarlos.

Un aporte interesante respecto a estas criaturas y sus depredadores es que se pueden comer los unos a otros. La caracola Rumina decollata así como el Haplotrema concavum (especie carnívora norteamericana) son una muestra de ello.

El consumo humano

Si bien el género humano no podría considerarse como un depredador directo, no es menos cierto que representa una amenaza para esta especie porque los consumimos como una exquisitez, sobre todo las personas de clase alta. Al año, fácilmente se pueden consumir millones de estas criaturas.

Ahora bien, esta variedad de caracoles para el consumo humano suele ser cultivada en granjas especializadas para su cría y reproducción razón por la cual nuestro ingesta no podría contribuir a la notable disminución de esta especie. Sin embargo, nuestra especie constituye un enemigo importante para estos animales; debido a que aplicamos algunas sustancias tóxicas para alejar a estos animales de nuestros cultivos. Asimismo, algunas empresas provocan altos niveles de contaminación que contribuyen con la reducción de la población de caracoles.

Descubre más aspectos interesantes de estos moluscos

que animales comen caracoles

Pero no todo es tan malo para los caracoles; un punto a su favor es que están diseñados para camuflarse y esconderse de sus múltiples depredadores. La coloración marrón de su caparazón les permite a estos animales al camuflarse con la tierra. También se valen de su concha para protegerse, guardando su cuerpo dentro; aunque muchos de sus depredadores las pueden romper y así comerlos.

La baba de los caracoles es otro elemento son el que cuentan al momento de tratar de resguardarse de sus depredadores; mas no ha sido comprobado que constituya un riesgo para sus depredadores ya que no tiene componentes tóxicos